Sexo, Parejas, Seduccion CurioSexo: ¡Todo lo que quería saber sobre el Sexo!

 



@curiosexo

Temas de sexo...

Te recomendamos...


FullSexo.com:
¿Buscando fotos de chicas GRATIS?

Erotismo vs. pornografía

Para muchos, el erotismo tiene un menor grado de exposición sexual, en donde la persona no necesariamente muestra sus partes íntimas, de hecho es mucho más sugerente que explicito; de otro lado, la pornografía muestra el cuerpo del otro en su totalidad, es decir es totalmente explicita. Sin embargo, existen personas que no ven la diferencia entre uno y otro, y que a decir verdad encuentran en lo erótico grandes rasgos de pornografía y en esta, grandes cuotas de erotismo.

Así, el tema no solo abarca las imágenes de alguna sesión de fotos, sino otras artes como la literatura, pintura, escultura, y demás. Y es que si nos adentramos en el campo de la literatura encontraremos diferentes pasajes con escenas tan fuertes como estar presenciándolas en una fotografía o una película en donde hay sexo explícito.

En realidad, hoy en día existe un debate constante entre el erotismo y la pornografía, y esto se debe a que existe una variedad de opiniones acerca de ambos conceptos. A decir verdad, es muy difícil que dos personas se pongan de acuerdo con respecto a ellos.

De hecho, en la Real Academia de la Lengua Española existen tres conceptos acerca de la pornografía: 1. Tratado acerca de la prostitución. 2. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas. 3. Obra literaria o artística de ese carácter. En estas tres frases habría que saber qué significa la palabra obsceno, por lo que este mismo diccionario responde “impúdico, torpe, ofensivo al pudor”; por lo que habría que preguntarse si las obras pornográficas podrían ser catalogadas como torpes y deshonestas por ofender el pudor. Sin embargo, esto no es así.

Muchos críticos defienden la postura acerca de que lo obsceno no se encuentra en sí mismo, sino que está en la mente del otro; por lo que al analizar diferentes imágenes que podrían ser catalogadas como pornográficas o eróticas tendría que analizarse también la carga social de la persona, como también su moralidad, y a decir verdad todo su aspecto cultural. Así, podríamos decir que lo pornográfico no se haya en el objeto en sí sino en la actitud que toma la persona que es la que juzga. De hecho, Woody Allen fue claro al expresar que “el erotismo es la pornografía del otro” por lo que podemos deducir que es quien observa la imagen le da la cualidad de obscenidad o no de dicho objeto.

Así, definir una diferencia entre la pornografía y el erotismo es muy difícil y hasta una tarea probablemente imposible, a menos como ya he dicho líneas arriba que se defina cuáles son los parámetros de quien juzga, es decir su marco histórico, social y también cultural.

Cómo define la sociedad a ambos conceptos

De un lado, a nivel de nuestra sociedad, es un consenso establecer que aquel material que acepta la exhibición de los órganos genitales es llamado pornográfico. De hecho, en algunos sectores de nuestra sociedad, los genitales pueden generar pudor por lo que se tiende a creer que este pudor es parte de nuestra misma naturaleza cuando en realidad, es producto de dicha sociedad como producción cultural. Por lo que se puede concluir que tanto lo obsceno como el pudor son más bien conceptos difusos que dependen del tiempo y de las estructuras sociales con las que se le mire.

De otro lado, el erotismo se define como tal vez un “amor sensual” y se contrapone al sexo explícito o también material pornográfico. Sin embargo, si se hace una revisión de la historia del arte encontraremos que existen diversas obras pictóricas que de haberlas hecho en esta época podrían ser catalogadas como pornográficas; pero que por una cuestión de haberlas elaborado cientos de años atrás son consideradas como eróticas. Tales obras las encontramos en la cultura china, japonesa, romana, entre otras.

Como vemos, no solo hay confusión en lo que respecta a lo pornográfico sino también a lo erótico puesto que si partimos de este último encontraremos obras como “Las mil y una noches” o “El arte de amar” de Ovidio que bien podrían ser clasificadas de pornográficas. Así, lo pornográfico nunca ha sido parte de ninguna disciplina artística y además, se le considera como una práctica de muy mal gusto, cuando en verdad, no se puede saber a ciencia cierta qué se entiende por este mal gusto. Ahora, es cierto que el mal gusto sí existe pero quién define lo que es el mal gusto; eso lo definimos cada uno en nuestras cabezas, por lo que otra vez volvemos al primer punto, es decir a la relatividad de ambos conceptos.

Por lo que podemos decir que si el juicio de una persona con respecto a estos dos aspectos es totalmente relativo ¿Cómo se pretende llegar a una valoración objetiva? Imposible, puesto que existen muchas versiones y todas deben ser válidas y respetadas; es decir que el otro tiene tanto derecho de decir su opinión sin ser juzgado y menos reprimido.

Para concluir, cabe recalcar que todos los conceptos que he tratado en este artículo, es decir pornografía, erotismo, obscenidad, buen y mal gusto son tan relativos y por tanto, tan difusos que no se puede atacar al arte con cada uno de estos calificativos invocando la moral o algo parecido.



Leer completo en Educasexo

Tema(s): Pornografia

Publicado el: 05/10/2008


Lecturas relacionadas...

Copyright © 2008 - 2012 curiosexo.com. Todos los derechos reservados.